La espectacular etapa de Oñati, con 156 kilómetros y 2.000 metros de desnivel, decidirá la Emakumeen Bira 2019

La etapa con inicio y final en Oñati decidirá la ganadora de la Emakumeen Bira 2019. El sábado 25 de mayo las ciclistas profesionales tendrán que recorrer 156 kilómetros con 2.000 metros de desnivel para llegar a la línea de meta en Oñati después de superar cuatro puertos de montaña; dos de tercera –Udana y Untzilla–, uno de segunda –Atagoiti– y el último de primera categoría –Asentzio–.

Al llegar a Oñati, las ciclistas habrán recorrido casi 500 km. por las carreteras vascas, superado más de 5.500 metros de desnivel positivo. Un recorrido duro y tramposo, habitual de la cornisa cantábrica y santo y seña de las carreteras vascas. Los finales exigentes, a excepción del final rápido de Iurreta, pondrán a prueba a las estrellas del Women’s World Tour. Las localidades de Iurreta, Aduna, Ametzaga de Zuia y Oñati serán las localidades que verán partir el pelotón femenino internacional la tercera semana de mayo.

El resto de etapas, la Emakumeen Bira abrirá sus cuatro días con un recorrido sencillo. Las cotas de Artebakarra y Astoreka serán las primeras dificultades para las corredoras pero no supondrán un gran problema para el pelotón. El muro de Arrinda con el Sprint Bonus y los kilómetros previos supondrán el momento más incierto del recorrido. El final en llano, idóneo para las velocistas que consigan aguantar los ataques  en el muro 12 kilómetros antes de meta, será decisivo para saber quién lucirá el maillot de líder.

La segunda etapa es la “rompepiernas” de este año. Los pasos previos por Altzo y Alkiza añadirán el desgaste previo del circuito final por Asteasu, Zizurkil y Aduna. El circuito –estrecho y ratonero en algunos tramos– añadirá el nerviosismo extra a esta segunda etapa antes del explosivo final en Amasa. La ciclista con buena velocidad punta y con capacidad para aguantar los innumerables repechos será una de las favoritas este día.

Día de abanicos. El perfil llano de la tercera etapa por las carreteras inciertas de Araba supondrá un desafío si el día se despierta con viento. Los 80 kilómetros antes del primer puerto obligará al pelotón a mantener la tensión y la atención en carrera antes de llegar al exigente Opakua. Una vez pasado el puerto y con las supervivientes tras coronar, las más fuertes deberán enfrentarse a la guinda del pastel que supone la llegada a Santa Teodosia. El complicado giro ciego a derechas en San Vicente de Arana antes de empezar la subida real, estirará el pelotón para subir a la Ermita. Una llegada que desafíará la resistencia de las más fuertes con rampas al 15 y 17%.

La mencionada última etapa reina cerrará la Emakumeen Bira 2019. El broche idóneo para que las escaladoras puedan jugarse la clasificación general de la carrera.  Tras unos kilómetros de preparación antes de afrontar la asequible subida a Udana, el pelotón llegará a Atagoiti, que será la segunda dificultad que afronte el grupo. Una subida larga antes de volver a pasar por Udana y afrontar la tachuela de Untzilla, una subida corta pero muy irregular que seleccionará más el pelotón. Tras una bajada peligrosa hacia Aretxabaleta, el pelotón afrontará el coloso de Asentzio antes de volver a Oñati para completar los 156 kilómetros de la etapa final.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *